octubre 29, 2020

Taller para la familia

OBJETIVO
Estimular la afectividad en los padres de familia despertando la creatividad a través de diversas actividades, buscando la valoración de si mismo y del otro.

¿QUÉ ES LA AFECTIVIDAD?
La afectividad hace referencia a los sentimientos y a las formas como estas se desarrollan y se expresan entre dos o mas personas.
La afectividad familiar tiene que ver con los sentimientos positivos y negativos que surgen de los vínculos afectivos dentro el grupo familiar y a la manera como sus miembros lo expresan y
canalizan. Es importante porque permite crear un ambiente amable dentro de la familia, indispensable para una acertada comunicación en la vida.

¿QUÉ ES EL VÍNCULO AFECTIVO?
Es un proceso que se remonta al momento en que el hijo hace parte de los sueños y proyectos de sus padres. Continua durante la gestación, se reafirma después del nacimiento y se transforma
durante la vida Este proceso implica la responsabilidad de acompañar a un ser en su crecimiento y desarrollo para que aproveche al máximo todas sus capacidades y reconozca sus limitaciones y así responder al mundo con sus propias posibilidades en lo físico, intelectual, emocional y social.

¿CUALES SON LAS NECESIDADES AFECTIVAS DE LOS NIÑOS?
Los niños necesitan sentirse amados incondicionalmente sin importar si hacen todo bien o si cometen errores de esta forma los niños desarrollan una autoestima. Los niños requieren apoyo y
acompañamiento; el niño es un ser vulnerable y depende de los adultos para sobrevivir necesita saber que sus padres le brindan protección y lo acompañan compartiendo con él su mundo. Los niños necesitan paciencia y tolerancia para crecer poco a poco, el aprendizaje del niño es progresiva.



EL AFECTO
El afecto juega papel primordial en el crecimiento personal e intelectual del ser humano, para que pueda lograr un aprendizaje eficaz. Este afecto se logrará inicialmente en el hogar, donde a pesar de la crisis que se vive hoy, la familia sigue siendo el centro, el lugar donde se nace, se aprende a convivir, compartir, respetar y amar, es el lugar donde se aprende el gozo por el trabajo y
el servicio, es allí donde se aprende a vivir el amor, para luego trasmitirlo a los demás seres humanos.

Durante las primeras etapas de la infancia, la afectividad se desarrolla en estrecha relación con otros factores, como el lenguaje, las características motrices, la inteligencia, las actitudes sociales y otras; así el desarrollo afectivo óptimo, se convierte en el impulsor de los demás. Procurar un adecuado desarrollo socio afectivo del niño, implica facilitar la expresión de sus emociones, tanto de ira, rabia, temor llanto como también de bienestar, alegría, gozo, amor entusiasmo, darle seguridad en sus acciones, facilitando la oportunidad de escoger, decidir, valorar dentro una relación de respeto mutuo, de aceptación cooperación voluntaria de libertad de expresión, de apreciación de sus propios valores, de solidaridad y participación, hace arte de formación para la vida. La ternura y la afectividad no pueden ser desterradas del palacio del conocimiento, es algo que fortalece y despliega capacidades, las grandes decisiones de nuestra vida se alimentan de la calidez o amargura que logramos percibir en los climas afectivos que nos rodea desde la infancia.

La manipulación de los objetos desde edades tempranas constituyen un alto grado de creatividad, pero no existe afectividad y amor en los procesos de desarrollo humano, no existe la posibilidad de ser creativo ni la de ser sociable, puesto que en una sociedad si no existen estas emociones se desintegra y por lo consiguiente perece; por tal motivo, es necesario que nuestros niños crezcan en una relación madre- bebé de total aceptación corporal lo cual se logra a través del juego social y del afecto.

“Se necesitan pocas cosas para transformar la vida: amor en el corazón, ternura en los ojos” En el amor, un abrazo es más que cien palabras. La ternura es el lenguaje de las caricias, afecto, del amor que se hace expresivo. La ternura se da y se recibe. Los padres para con los hijos, los esposos, los amigos, los niños, los ancianos, los empleados, los tíos, los abuelos, los gamines. Todos necesitan y se siente muy bien cuando se tiene actitudes, palabras, gestos de ternura y afecto hacia ellos. Sonreír es una forma facial de vivir y expresar la ternura. La sonrisa trasmite seguridad, confianza, bondad, amistad sincera.

La ternura acrecienta la autoestima y la seguridad en los hijos. Un déficit de ternura en la niñez se reflejará más tarde en las conductas afectivas.



PERIDODO DE ADAPATACIÓN

  • La incorporación de los niños de 3 y 4 años al centro educativo, constituye el inicio del proceso educativo y reviste de una gran importancia en su vida.
  • Durante los primeros días en su proceso de incorporación, experimentarán una serie de cambios, hay que tomar en cuenta que van a ser protagonistas de su propio desarrollo, a relacionarse y compartir con sus iguales en un ambiente donde las personas, los espacios y los materiales son desconocidos para ellos.

ACTIVIDADES PARA EL PERIODO DE ADAPTACIÓN 

  • Contenidos del período de adaptación.
  • Conocimiento de sus compañeros y docentes.
  • Conocimiento de las dependencias y material.
  • Conocimiento y desarrollo de hábitos

EXPERIENCIAS DE APRENDIZAJE
Un conjunto de vivencias y actividades desafiantes, intencionalmente diseñadas por el docente y/o adulto o surgidas del interés de los niños, que producen gozo y asombro, y que tienen como fin promover el desarrollo de las destrezas que se plantean en los ámbitos de aprendizaje y desarrollo.




Acceder para descargar Taller para la familia

Acceder para descargar Taller para la familia



Compartir
error: Content is protected !!