20 Hábitos de un maestro eficaz

Consejos para docentes que quieren hacer sus clases más divertidas para sus alumnos y para ellos mismos.

Existen tantas formas de enseñar como profesores que existen en el mundo.

Un buen profesor necesita no solo un amplio conocimiento de la materia que imparte y un plan de estudio; necesita ser entusiasta, cariñoso y empático pero también firme y respetuoso, responsable, flexible y comunicativo. Éstas entre otras características conforman las claves para ser un buen profesor. Hoy resaltamos 20 de ellas que nos parecen imprescindibles.

ESTOS SON LOS HÁBITOS QUE TIENE UN DOCENTE ALTAMENTE EFECTIVO



01 MOTIVE A SUS ESTUDIANTES:
Aprender es mucho más eficiente si el que aprende está motivado y entusiasmado para poner su mejor esfuerzo en aprender. Incorpore en sus cursos tantos elementos de motivación como le sea posible. Apele a la curiosidad del estudiante o a su deseo de lograr el éxito. Siempre que sea posible relacione el tema de sus clases con aspectos de interés para ellos.

Cultive su interés usando material variado que les sea atractivo e induzca a una respuesta más entusiasta que la que obtendría con el abstracto material acostumbrado.

Rocíe sus clases con ejemplos de la vida real. Sea un buen ejemplo de  practicar lo que enseña demostrando entusiasmo por su  área de especialidad. ¿De qué otra forma puede Ud. lograr que sus
estudiantes muestren entusiasmo por lo que aprenden? Limite el uso de técnicas amenazantes como elemento de motivación. Ellas sólo funcionen por poco tiempo, y sus efectos en el largo plazo, temor al fracaso, miedo a las malas notas, miedo a hacer el ridículo, son altamente nocivas.

02 CONSTRUYA UNA JUEGO DE OBJETIVOS DE APRENDIZAJE CADA UNO DE SUS CURSOS:

Estas deberían ser definiciones cortas y concretas de lo que el estudiante estará en capacidad de hacer una vez completado el curso. Por ejemplo, un objetivo para un curso en termodinámica podría ser: “ser capaz de usar la primera ley de termodinámica para resolver una variedad de problemas, incluyendo procesos en estado estable e inestable.

” Esta definición es deliberadamente vaga; y los problemas pueden ir de los muy sencillos hasta los altamente complejos. Un trimestre típico pudiera albergar de 10 a 15 de estos objetivos. Desarrollar un juego de buenos objetivos para un curso completo no es una tarea trivial, pero cuando ha logrado hacerlo, Ud. está claro en lo que su curso significa y lo que se espera lograr.

Ello hace más fácil preparar exámenes que midan cómo dichos objetivos están siendo alcanzados, y evita que Ud. pierda tiempo hablando sobre cosas irrelevantes en clase. Le permite escoger mejor el material de apoyo e investigación y realizar actividades y trabajos mejor enfocados a ayudar a los estudiantes a lograr los objetivos planteados. Si una actividad no profundiza en los objetivos planteados, no tiene sentido distraer el tiempo de los estudiantes. Los objetivos también ayudan a ilustrar lo que Ud. Desea que los estudiantes aprendan o sean capaces de hacer.

03 Curiosidad:

Es muy importante buscar nuevas ideas e investigaciones, leer sobre otras formas de hacer las cosas o presentar los contenidos, y pensar en cómo se pueden ajustar las rutinas, puesto que los docentes no pueden esperar obtener los mismos resultados año tras año. Cada clase presenta diferentes experiencias y conocimientos previos. Es necesario realizar ajustes a medida que el docente trabaja en la inclusión del conocimiento previo de una clase concreta. Su curiosidad le ayudará a guiar este proceso de forma rápida y eficaz, y de manera que mejore la experiencia de aprendizaje.
Un aula donde se lleve a cabo una práctica como la indagación debe ser un entorno que fomente la curiosidad. Y esto solo se puede lograr mediante la experimentación con cada grupo de alumnos y cada indagación. Un docente debe estar dispuesto a probar cosas nuevas, incluso en el transcurso de una clase.

Dentro del salón de clases muchas cosas puede salirse de control con facilidad, pues se trata de mucha gente en un mismo espacio, pero muchos factores que ponen en peligro el tiempo de tu clase puedes resolverlos con pequeños cambios en el día a día. Crear rutinas bien establecidas ayudará a tu clase a apegarse a un ritmo y te ahorrará tiempo, lo cual te ayudará a fomentar nuevos proyectos. Es simple, establece claramente cómo empezar el día, cómo recoger tareas, cómo pedir permisos, qué hacer al entrar o salir del salón, deja claras cuáles son las prioridades en tu salón, para ahorrar tiempo de organización o diálogo.

04 Interés por aprender durante toda la vida:

Se trata de un atributo muy potente que debe demostrarse e inculcarse durante las clases. Por ejemplo, mis alumnos han estado investigando recientemente para su exposición del PEP y aprendiendo a citar sus fuentes. En ese momento, yo estaba cursando un máster y les mostré cómo yo también tenía que citar mis consultas. Esto dio pie a una conversación sobre el aprendizaje en la edad adulta y la satisfacción y las oportunidades que puede brindar.
Pero hay otras formas de demostrar el hábito del aprendizaje durante toda la vida, como participar en actividades de desarrollo y aprendizaje profesional, mantenerse al día de los avances y las tecnologías de la educación, y formar parte de una cultura de intercambio de prácticas eficaces con compañeros.

05 Priorización del cuidado propio:

Los docentes dedican tanto tiempo a cuidar de los demás que con frecuencia desatienden su propio bienestar. Si un docente se cuida, podrá atender a sus alumnos con energías renovadas, entusiasmo y agudeza mental. Existen hábitos, como el sueño adecuado, la alimentación saludable y la actividad física y mental fuera del colegio, que los alumnos no ven, por lo que compartir anécdotas e historias con ellos (cuando proceda) es una manera eficaz de demostrarlos. Incluso con pequeñas acciones (como mostrar a los alumnos los tentempiés saludables que lleva al colegio), puede ayudarles a ver que predica con el ejemplo.



06 Participación activa en un tema externo al colegio:

Lo que enseña en clase cobrará pertinencia y una dimensión más mundana. Mi interés y actividad independientes en la lectura y redacción en lengua inglesa, y el seguimiento de los avances en el mundo literario contribuyen a mejorar mi enseñanza. También me ayudan a mantener un mejor equilibrio entre mi vida personal y profesional, dado que hago uso de mis actividades e intereses en clase.

07 Cultivo de relaciones profesionales enriquecedoras:

Los docentes altamente efectivos cultivan relaciones con sus alumnos que van más allá del colegio. Estas relaciones se basan en un nivel auténtico de respeto mutuo. En los mejores casos, pueden durar hasta mucho después de la graduación.

08 Aprendizaje visual:

Los buenos educadores usan diferentes métodos para ayudar a sus alumnos a pensar y aprender visualmente. El denominador común de su éxito es que dedican el tiempo necesario a llenar las aulas de coloridos recursos visuales que hacen volar la imaginación de los alumnos. Estos recursos guían a los alumnos por el proceso de aprendizaje y se pueden utilizar como puntos de referencia para ayudarlos a mejorar su comprensión.

09 Actitud positiva:

Se trata de un recurso tremendamente útil. Los alumnos acuden a los docentes cada día con problemas diferentes, y es nuestra responsabilidad demostrar una actitud positiva y enseñarles que la educación puede ser divertida e interesante. De esta forma, también se creará un entorno positivo y emocionante, que es lo que todo docente desea y todo alumno necesita.

10 Planificación:

El mejor hábito que tienen los docentes. Prepararse para una clase es la mejor garantía de éxito. La planificación incluye la investigación y la lectura, que nos abren los ojos a nuevas posibilidades e ideas, y nos permiten colaborar. El trabajo combinado y los vínculos interdisciplinarios pueden enriquecer cualquier estrategia de enseñanza.

11 Papel de modelo:

Exhiba los atributos del perfil de la comunidad de aprendizaje del IB y céntrese en el desarrollo integral del niño. Resuelvan juntos los problemas. Demuestre que los errores son oportunidades para aprender. ¡Y celebre los éxitos!

12 LEA ACERCA DE LOS ESTILOS DE APRENDIZAJE
Independientemente de cuál método Ud. decida utilizar, el aspecto más importante es que dos estudiantes, sentados uno al lado del otro, ambos con habilidades similares, con toda certeza van a tener respuestas diferentes a su estilo de enseñar.

Por ejemplo, los estudiantes deductivos prefieren empezar con principios generales y luego deducir las consecuencias y aplicaciones específicas. Los estudiantes inductivos prefieren conocer los casos específicos primero (observaciones, resultados experimentales, resultados numéricos) y luego ir desarrollando los principios básicos. Muchos profesores universitarios desconocen las investigaciones sobre los estilos de aprendizaje, e independientemente de su propio estilo, su forma de enseñar es casi siempre deductiva. probablemente porque ese tipo de presentación es
más fácil de preparar y permite cubrir más cantidad de materia en menos tiempo.

Pero para muchos estudiantes, la inducción fomenta el aprendizaje más profundo y mayor retención de lo aprendido, creando mayor confianza en sus propias habilidades para resolver problemas.
Aprender sobre la forma en que la gente aprende es el primer paso para eliminar la brecha entre el estilo de aprender de sus estudiantes, y la forma como Ud. enseña.

La comunicación regular con las familias permite que todos sus miembros hablen con los niños sobre los acontecimientos que tienen lugar en el colegio.

13 Perseverancia:

Es un hábito fundamental para los docentes, pues estamos probando cosas constantemente. Y este aspecto es importante, porque ayudar a formar y moldear la base de conocimientos de cualquier individuo no es una tarea que deba tomarse a la ligera. Los alumnos deben percibir cierta coherencia en las vidas de los que los rodean.

14 Comprensión de que nuestro trabajo no se limita a ayudar a los alumnos a alcanzar su potencial, sino a superarlo:

Los docentes que destacan sobre el resto ayudan a sus alumnos a identificar sus talentos y habilidades, y a comprender cómo pueden utilizarlos y visualizar las nuevas posibilidades que les brindan.

15 Reflexión:

Este hábito constituye una forma muy eficaz de planificar e impartir futuras clases, pues nos anima a plantearnos el éxito de los hábitos y técnicas que hemos utilizado, y cómo aprendemos de ellos y los mejoramos.




16 Construya espacios reflexivos:

Piense en las actividades diarias y reflexione sobre qué haría la próxima vez para mejorar. Los seres humanos no son perfectos, por tanto si usted falla tiene derecho a reivindicarse.

17  Tenga la mente abierta:
Usted trata con diferentes tipos de personas: padres de familia, estudiantes, directivos y personal administrativo, entre otros, así que usted está siendo criticado y analizado por ellos, por eso esté abierto a nuevas ideas y diferentes pensamientos.

18 Conéctese con sus alumnos:
Esta es la parte más importante para ser un maestro efectivo. Deje que sus estudiantes conozcan sus habilidades e intereses y entérese de los de ellos.

19 Disfrute enseñando
A pesar de los horarios extenuantes, el trabajo en los salones de clase debe ser para disfrutarlo. Usted será un maestro efectivo si le pone corazón a su labor, no puede esperar que sus alumnos se diviertan si usted no lo hace.

20 Dar retroalimentación a los alumnos:

Más allá de las calificaciones, los alumnos necesitan saber que tú los ves, que los escuchas y que el esfuerzo (o la falta de él) afecta su desempeño en el salón de clases, por eso hacer un espacio para darles retroalimentación es muy importante para ellos, de esa forma comenzarán a engancharse más con tu clase, a interesarse en la clase y a comprometerse con mejorar. ¿Cómo darles retroalimentación? Puedes hacerlo de forma sutil, pero constante, durante las clases, reconocer sus esfuerzos o pedirles un poco más de participación cuando les gana la apatía puede funcionar, pero también darte el tiempo de darles, una vez a la semana, una nota personalizada sobre su desempeño en clase puede cambiar mucho las cosas, procura enfocarte en los aspectos positivos o hacer que las notas se enfoquen más cosas propositivas que restrictivas, es decir, no los limites, mejor guíalos.

<<<<_____________________________________________________>>>

CONCLUSIÓN:
“Enseñar no es algo que estoy obligado a hacer, es algo que tengo el privilegio de hacer”. Si Ud. también ama enseñar, entonces Ud. sabe que lo único que hace esto más satisfactorio es que
cada día podamos hacerlo mejor. “Nuestro problema es la educación y crear una cultura que le dé valor a aprender”.

EL HOMBRE NO ES GRANDE POR LO BUENO
QUE DICE PODER HACER, SINO POR LO
BUENO QUE PUEDE DECIR QUE HIZO, PORQUE
DE ALLÍ SE PUEDE AFIRMAR QUE EL
VERDADERO HEROÍSMO ESTÁ EN
TRANSFORMAR LOS DESEOS EN REALIDADES
Y LAS IDEAS EN HECHOS.
R. Padrón

<<<<_____________________________________________________>>>

You may also like...

Compartir
error: Content is protected !!